jueves, 25 de octubre de 2012

Susurro.

A veces, parece que me hablaras,
detrás de los artificios que disfrazan los semblantes.
A veces, siento que no hay posibilidad para los rencores,
cuando me imagino el viaje que tenemos por delante.
A veces, el mundo obliga cuando el corazón revuela.
A veces, las huellas se parecen al arrepentimiento,
pero siempre harán parte de nuestra historia.
Nunca es un error vivir.