jueves, 17 de enero de 2013

Se lo dejo al viento...



Desprecios en dolo eventual
La angustia en sordos gritos
Llamando al olvido insolidario.

El olor dulce de la guayaba caída
Se parece al de tu piel en la mañana,
Pronto las dos serán consumidas
Una por la tierra
Otra por el arrepentimiento.

Somos ruinas de un deseo inoportuno
Una gota de sudor en una fútil proeza.
La derrota anticipada.