jueves, 10 de octubre de 2013

Una y otra vez.

Esta parte de la médula
escribe desde la soberanía
de la procrastinación,
en los ángulos del cansancio
hecho sentido y razón.

Aunque no entienda
hay algo que niega,
algo que redunda en provocación,
en agradable castigo,
en precaria satisfacción.

Una idea inflamada
durmiendo la apatía,
una simple consolación,
un posible destino
en pesada obstinación.

Paciencia encadenada,
angustia resignada
esperando la consumición
del paradigma obsoleto
en tardía contrición.

Voluntad encaminada
en el norte la autarquía,
causas en perfecta alineación.
Otro día será el comienzo
sigo perdido en ensoñación.